El camino emprendedor

#33 Tus logros diarios.

Otra semana más acabada. O casi acabada.

¿Como te ha ido? Espero que muy bien, yo estoy satisfecha pero espero que la próxima semana vaya aún mejor.

Hoy quería hablar de los logros diarios, uno de los hábitos que adquirí y del cuál estoy bastante agradecida, de hecho lo hacen muchos emprendedores y tú también deberías hacerlo.

En Abril decidí hacer un training empresarial ya que me encontraba super perdida en esto del mucho empresarial, como te he dicho en varias ocasiones provengo de una familia repleta de funcionarios o empleados por cuenta ajena, pero ningún empresario.

Dos de las primeras cosas que me enseñaron en ese training fueron:

  • Afirmaciones diarias.
  • Logros Diarios.

La afirmaciones creo que ya te comenté en otra ocasión de que iba, y es derribar tus pensamientos limitantes cada día. Por ejemplo, levantarte por la mañana y decirte a ti misma/o: “Soy un buen empresario”, “Sé hacer muy bien mi trabajo”, “Soy muy profesional”, etc. Te puede parecer una tontería, lo sé porque yo también lo pensé pero puedo asegurarte que te servirá mucho para ese síndrome del impostor que seguro andará molestándote de vez en cuando.

Los logros diarios es de lo que quería hablarte en este post.

Coger una libreta, tu propia agenda o simplemente un folio y escribir tus logros diarios, apuntar todo lo que has conseguido ese día, aunque sean cosas mínimas.

En el post de ayer te hablaba sobre que siempre vas a tener cosas que hacer, quieras o no quieras. Desde que empieces tu negocio vas a tener una lista de tareas que nunca se quedará a cero y hasta que asumas eso te puedes llegar a frustrar bastante.

Habrá muchos días, sobre todo al comienzo, en los que te acostarás y pensarás “Todo el día liada/o y siento que no avanzo”, es normal y aunque tenemos que estar muy enfocados no por ello todos los días van a ser hiper-productivos. Habrá días que tengas que dedicar tu tiempo a otras tareas necesarias y no de foco, pero necesarias.

Por todo lo anterior, te va a venir genial sentarte 5 minutos al final del día, coger una libreta, un bolígrafo, relajarte y pensar qué has conseguido hoy, aunque haya sido un día desastroso intenta sacar algún aspecto positivo o al menos un aprendizaje.

En mi libreta me gusta apuntar tanto los logros como los aprendizajes del día, habrá días que será un completo desastre (vamos a procurar que sean pocos de estos) y creo que aunque no hayas logrado nada tenemos que hablar de ese día desastroso, que aprendizaje hemos sacado de él y como vamos a remediar las situaciones vividas. Tenemos que enfrentarnos a lo bueno y a lo malo, celebrar los días exitosos pero también analizar los no tan exitosos, ¿Te imaginas que siempre intentáramos obviar los días malos?

Yo diría que he aprendido mas de días malos que de días buenos.

 

Bueno, solo te pido que hoy cuando des por finalizada tu jornada (que espero que sea ya) cojas esa libreta que te compraste y ahora no sabes para qué usar y te pongas a sacar todo lo bueno de este día, te darás cuenta de que aunque pienses que no has logrado muchas cosas.

 

Te veo mañana, no sé si a la misma hora pero sí en el mismo lugar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *