El camino emprendedor

#27 ¿Qué riesgos estás dispuesto a asumir?

Feliz Sábado a todos!!

Hoy ya estoy mucho mejor y bueno, todos tenemos días malos y tenemos que afrontarlos.

Esta mañana mientras limpiaba me he escuchado 3 podcast ni mas ni menos, uno de charuca y dos de Victor Martin. ¿Te ha pasado alguna vez que estas pasando por una situación determinada y de pronto escuchas en la radio o lees en una parte de un libro algo relacionado con ese tema que te esta ocurriendo? ¿No te da la impresión de que te están hablando justo a ti? Eso me ha pasado hoy en varias ocasiones mientras escuchaba los podcasts.

Lección 1: DISCIPLINA

Esto lo he escuchado en un podcast de Victor martín con Alfonso Alcántara y me viene de anillo al dedo por lo que me ocurrió ayer. En un momento de la entrevista Alfonso Alcántara cuenta que una vez le preguntaron a Rafa Nadal cual era el secreto de su éxito, si tenía que ver con la actitud. Cuando digo actitud me refiero a lo típico de motivación, positividad y demás. Rafa Nadal contestaba que de actitud nada, que el secreto que haber llegado hasta donde ha llegado era que él había ido a entrenar hasta cuando no tenía ganas.

Eso se llama DISCIPLINA, y me ha servido mucho para escarmentar un poco mi comportamiento de ayer. Soy partidaria, y lo sabes, de que si un día sientes que todo se te viene encima, que te has levantado muy negativo o que, simplemente, no es el día, si puedes despéjate y tómate al menos unas horas libres en las que hagas otra cosa que no tenga nada que ver con tu proyecto.

Lo sigo defendiendo, pero no siempre que nos levantemos mal podemos hacer eso porque si no… ¿Llegaríamos a algún lado?

Tampoco es que yo me levante mal un día si y otro no, de hecho lo normal es que me levante muy positiva porque estoy muy contenta con lo que hago, pero sí pienso que no debería haberme evadido tanto por muy mal que estuviese.

Esta claro que si tenemos compromisos por muy mal que estemos no vamos a ser unos informales y por lo tanto cumpliremos con ellos, pero ser constante y disciplinado hasta cuando no tienes compromisos es lo que marcará la diferencia.

No sé que pensarás de esto que te he contado, quizás creas que no soy contante o que tengo poca disciplina. En cualquier caso no creo que sea una cosa ni la otra, lo que si soy es una emprendedora novata dispuesta a aprender y a escuchar consejos que mejoren tanto mi persona como mi proyecto. Nadie nace enseñado.

Lección 2: ¿Estas dispuesto a arar toda la cosecha que quieres generar?

Esto lo he aprendido en el podcast de charuca, en el que entrevistaba a Sergio Fernandez autor del libro “vivir sin jefe” (te dejo aquí el podcast por si lo quieres escuchar). En una parte de la entrevista Sergio dice que a menudo a sus clientes emprendedores les pregunta “¿Estas dispuesto a harar toda la cosecha que quieres generar?”, es decir, ¿Estas dispuesto a currar todo lo necesario para conseguir todo aquello que tienes en mente? Porque cuantas veces nos hemos encontrado con personas que tienen grandes objetivos pero no están dispuestos a hacer lo necesario para conseguirlos. En cuanto empiezas a decirle todo lo que tienen que hacer piensan que es demasiado y que no merece la pena trabajar tanto.

Yo creo que si dices que eres ambiciosos y que tienes muchos objetivos y sueños pero luego no estas dispuesto a trabajar por ellos, es porque realmente no es tu sueño.

 

Lección 3: ¿Estas dispuesto a asumir el riesgo de que una lluvia torrencial se lleve toda tu cosecha?

Después de este dramático ejemplo voy a matizar ¿Qué riesgos estas dispuesto a asumir por emprender?

Hay proyectos que tienen mas riesgo y otros que menos. Nosotros mismos tenemos diferente umbral de riesgo y también dependerá de la situación en que te encuentres pero, sea como sea, cuando emprendes tienes que estar dispuesto a asumir riesgos.

Cuando decidí emprender asumí el riesgo de que dejaba mi trabajo a jornada completa y lo que me daba el 100% de mis ingresos mes a mes, por lo que si mi emprendimiento no salía adelante o tardaba tendría que buscarme formas de financiación. Ese es un riesgo, los riesgos son miedos. Mis ganas de emprender podían y pueden con ese miedo.

Si no hubiera querido asumir ese riesgo, hubiera seguido con mi trabajo y tan tranquila, pero cuando descubres lo que te gusta… ¿Cómo dejarlo de lado?

Hay otros negocios que asumen riesgos mucho mayores, en los que entran préstamos bancarios y deudas. Estas personas asumen el riesgo de que si el negocio no va bien, se van a tener que zampar todas esas deudas.

Las startups asumen el riesgo de trabajar muy duro para una idea que quizás no funcione o no encaje en el mercado.

Riesgos hay y habrá, el caso es ¿Estas dispuesto a asumirlos?

Hoy hablaba con mis padres de este tema y mi madre decía que riesgos asumimos todos, que cuando una persona se presenta a una oposición asume el riesgo de no aprobar. Es decir, el riesgo de estar 3, 4, 6 años estudiando sin apenas poner un pie en la calle para al final no conseguir plaza. Es decir, literalmente te arriesgas a perder años de tu vida para nada.

Así que riesgos hay siempre, la cuestión es saber cuales son y, sobre todo, saben si el miedo que nos provoca ese riesgo es mayor que nuestras ganas de hacer algo.

Cuéntame, ¿Qué riesgos, grandes o pequeños, asumiste tu cuando decidiste emprender?

 

Te veo mañana, no sé si a la misma hora pero sí en el mismo lugar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *