El camino emprendedor

#4 Paciencia y motivación. Ambas necesarias.

¡Hola! Espero que tu día haya ido genial 🙂 yo después de una semana muy poco productiva parece que por fín hoy ha acabado la racha, vuelvo a estar casi al 100%.

Esta mañana escuchaba un podcast de Victor Martin en el que entrevistaba a Victor Campuzano.

Por cierto aprovecho para decirte que deberías escuchar los podcast de victor Martín (si no lo haces ya), tiene desde 2014. Yo ahora me los estoy escuchando desde el más antiguo hacia el más nuevo, y puedo asegurarte que son increíbles y con todos aprendes. Todas las mañanas tengo el ritual de escuchar un podcast, casi siempre de Victor Martin. Pero bueno, otro día hablaré de mi rutina matinal, hoy vamos a lo que vamos.

Victor campuzano es un growth hacker y blogger muy conocido, en el podcast hablan mucho del tema pero a mi me interesa en concreto una cosa que dice y que creo que a ti también te puede interesar.

En un momento de la entrevista ambos comienzan a hablar sobre esas veces en las que uno piensa en dejar un blog (o un emprendimiento en este caso), porque sí, es un pensamiento que sobre todo al inicio pasará mucho por tu cabeza, y si ya tienes un blog o has emprendido me darás la razón.

Hay un momento en el que Victor C. dice claramente que ese pensamiento viene porque los resultados tardan en llegar y nosotros pensábamos que llegarían antes, mucho antes.

Yo (también) he pensado eso

Y ahora si ya has emprendido dime, sinceramente, ¿No pensabas que en este momento ya estarías rozando el éxito con tu negocio? ¿Que ya te habrían salido un montón de clientes y que todo estaría “rodando”? Por que yo sí, la verdad, si te digo que no soy una gran mentirosa.

Esta bien tener expectativas y sueños, por supuesto que si. Las ambiciones son buenas. Pero no se van a cumplir de la noche a la mañana, esto te lo digo para que lo tengas claro por si acabas de empezar o estas a punto, porque que si ya llevas un tiempo seguro que me estarás dando la razón (y oye, si al poco de empezar ya te iba todo bien ¡Me parece genial! Me alegro mucho por ti, pero no suele ser lo normal).

Hay un momento en el que Victor C. dice que hay que tener claro que quien llega el último no se va a poner el primero así, porque sí, no todo es tan fácil. Que hay que tener muy claro que hay que “currárselo”, y que si tienes la suficiente paciencia y motivación para no abandonar a mitad de camino, seguro que acabrás alcanzando esos objetivos, pero seguramente tardarán mas de lo que esperabas.

No hay atajos y no te van a mirar bien si intentas colarte.

Te pareceré una ilusa y bueno… no es que pensara que a la semana de empezar con mi marca ya me iban a llamar para dar una ponencia, pero sinceramente si que creía que en este momento ya viviría tranquilamente de mi negocio y, como te dije en el primer post, reconozco que aún no es así.

El caso es que hay un punto de tu emprendimiento (sobre todo en los inicios) en el que te darás cuenta de que los resultados no llegan y tu estas trabajando mucho, pero mucho mucho. Entonces llega ese temido momento en el que te preguntas a ti mismo: ¿Vale la pena? ¿No funciona? ¿Lo dejo?

Claro, estamos trabajando mucho y los resultados no se corresponden con todo ese trabajo, pero es que es así. Es que eso te va a suceder y yo no te voy a dar la respuesta, la solución la tienes tu. Simplemente tienes que responder a la pregunta de ¿Vale la pena? o mejor ¿Vale la pena dejarlo y volver a tu anterior situación? Si de verdad emprendiste tu proyecto con ilusión y te gusta lo que haces, la respuesta debe de ser Sí, si vale la pena y NO, no quiero volver a mi anterior situación.

Entonces, ¿Cual es la clave para seguir? Pues son dos:

  • Motivación porque te gusta lo que haces y te ilusiona todo lo que puedes llegar a conseguir.
  • Paciencia, porque te digo desde ya que los resultados probablemente tardarán en llegar mas de lo que esperabas.

Así que, si estas en ese momento, si ya lo has pasado o quizás estas a punto de “sufrirlo”, no te preocupes, todos hemos pasado por ello y es algo normal.

Hay historias muy buenas y chulas en las que te cuentan como alguien ha tenido éxito con su blog en tan sólo dos meses, o creó un ecommerce y en menos de un año ha factura X cifras. He de decirte que me encantan ese tipo de historias, me motivan mucho, pero son casos excepcionales. Conseguir el éxito de la noche a la mañana es una cosa en la que ni siquiera deberías pensar, te lo digo yo que a mi me ha pasado.

Es más, déjame decirte que cuando te cuentan esas historias fantásticas te cuentan eso, lo fantástico y extraordinario, pero no todo el trabajo que hay detrás ni el background de esas personas. Así que normalmente nos cegamos y frustramos al ver que no conseguimos lo mismo cuando quizás nuestras condiciones no tienen nada que ver con las suyas.

La carretera del emprendimiento

Emprender es como una carretera, si me conoces de antes ya sabes lo muchísimo que me gustan los ejemplos y símiles, así que allá vamos con este:

Estas en el inicio, en el punto A, y tienes un objetivo que es el punto B. Entre A y B hay 100 km (madre mía esto parece el colegio, me falta escribir algo como “¿Cuantos pasajeros van en el coche?” o “¿Cuantos manzanos hay entre A y B?”).

Tienes la opción de ir a la velocidad que indica en cada momento, es la manera más segura. No vas a tardar poco pero no llegarás antes de tiempo. Simplemente llegarás bien, cuando tienes que llegar.

Tienes otra opción que es correr (No te puedes ni imaginar lo que odio a la gente que corre en la carretera), ir más rápido que la velocidad indicada. ¿Puedes llegar antes? Sí, pero existen muchos riesgos como que que te pille la policía y te entretenga o incluso te quite el carnet, por lo que no podrás conducir. También podrías tener un accidente y, por desgracia, ni siquiera llegar. También puede que no te pillen ahora, pero que en unos días te llegue una multa a casa. En fin, Puedes escoger este camino pero el riesgo es mucho mayor.

Por último, tienes la opción de ir mas despacio de lo normal. Con esta opción llegarás, pero te adelantarán otros que empezarón incluso después de ti. También puede pasarte que vayas tan lento que te desesperes y te quedes a mitad de camino. O incluso puede ser que vayas tan despacio que provoques un accidente, porque ya sabemos que igual que es peligroso ir rápido ir despacio también lo es en su justa medida, por lo que en ese caso tampoco llegarás.

¿Qué es lo mejor? Ir a la velocidad indicada. Si empiezas a correr tienes el riesgo de estrellarte, y si vas demasiado despacio al final lo acabarás dejando por aburrimiento al ver que no llegas nunca.

Así que no intentes coger ningún atajo, no quieras llegar antes de lo esperado. Si vas a la velocidad correcta acabarás llegando sano y salvo a tu destino por el camino correcto, pasando por los mismos baches y curvas.

Paciencia, esfuerzo y motivación, pero sobre todo paciencia.

Te veo mañana, no sé si a la misma hora pero sí en el mismo lugar.

2 Comentarios

  • Alex Castro

    A mi me faltaban las dos cosas en el pasado, tanto la paciencia como la motivación, a si que ya te puedes imaginar la mierda de tramo que pasé, pero le di dado la vuelta a la situación y me lancé a emprender.

    Estoy empezando, llevo solo dos semanas (aún no estoy ni en pañales) pero ya me autoconvencí que me voy a llevar muchas ostias, en algún momento no sabré ni por donde me caen, pero tengo que tomármelo como experiencia y no como fracaso.

    Leyéndote a ti sé que no hay nada fácil que merezca realmente la pena a nivel profesional.

    Gracias por compartir tus pensamientos 💭

    • Emprender Joven by: Ana Canela

      Mil gracias por leerme!!

      Yo también pasé esa situación en 2017 y era una auténtica mierda. Esta claro que en la vida hay cosas peores pero no tener motivación es muy triste y se pasa muy mal.

      Pero bueno, somos dos valientes que hemos dado el paso 🙂 e igual que tu tengo asumido que no va a ser fácil pero tampoco me pongo límites, hemos venido a darlo todo 🙂

      Un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *