El camino emprendedor

#25 Objetivos económicos y la falsa modestia personal.

Hace unos días escuché un podcast en el que Charuca entrevistaba a Diana Zuluaga, dueña de una empresa de alquiler de Jet privados, así, como lo lees.

Lo cierto es que no la conocía hasta que escuché ese podcast, y desde entonces me he declarado su fan incondicional.

Diana trata mucho el tema de la abundancia, de hecho es de lo que habla en dicho podcast que te voy a dejar aquí por si quieres escucharlo, merece mucho la pena.

Y es que muchas veces no sé porque somos muy modestos con nosotros mismos, demasiado diría yo. Decimos que queremos emprender pero bueno, que pagando tus facturas al final de mes con eso te basta, para qué vas a hacer nada más.

Y yo, que soy una gran defensora de la libre decisión, pienso que si quieres escalar escala, y si no quieres no escales. Es tu decisión, otros venden el emprendimiento como lo mejor que puede hacer una persona y sí, para ti y para mi es lo mejor, pero no lo es para todo el mundo. Hay gente con empresas que les encantaría ser funcionarios del estado y viceversa.

Entonces nos queda claro que existen diferentes niveles de modestia, quiero centrarme en este blog con esa falsa modestia que quizás tú tienes y es que en realidad quieres llegar a ganar mucho emprendiendo, no quieres ponerte límites, pero como decir eso parece que es tabú o es de “avaricioso”, mejor sé modesto y dí que solo quieres cubrir los gastos porque con eso ya eres feliz.

Yo esto lo tengo muy claro desde que empecé y es que yo con cubrir gastos no voy a ser 100% feliz ni me voy a conformar, estaré bien pero ¿Feliz? No son mis expectativas desde luego.

ser un falso modesto con uno mismo creo que es ponerte límites de manera innecesaria

Pero a lo que voy es ¿Es malo decir que quieres ser ambicioso económicamente con tu emprendimiento? ¿Por eso eres una persona avariciosa? ¿Por eso te tachan de que eres de los que creen que el dinero da la felicidad?

No nos engañemos mas por favor, porque el dinero no te dará la felicidad pero si ayuda y además te proporciona tranquilidad ¿O no?

Si de pronto no llegas a fin de mes y ves que te están reclamando facturas ¿Sigues siendo feliz? y ya no te digo que no llegues a fin de mes, te digo que llegando justo a fin de mes con una incertidumbre total ¿Sigues siendo igual de feliz?

Las personas que responden sí la verdad es que me cuesta creerlas, yo confieso que ahora mismo llego muy justa a fin de mes y no soy una infeliz pero no todo lo feliz que podría ser porque la intranquilidad que tengo no me deja ser 100% feliz. Quieras ganar lo justo, un poco más o mucho más creo que no hay nada de malo en ser ambicioso económicamente, ni hay nada de malo en decirlo de manera abierta.

De hecho ser un falso modesto con uno mismo creo que es ponerte límites de manera innecesaria, límites que no existen y que tu mismo has creado porque sí.

Piensa bien qué es lo que quieres, pero qué es lo que quieres de verdad, sin límites mentales.

Recuerdo que en la facultad tenía una compañera la cual tenía muy claro que quería hacer una oposiciones, estuvo los 4 años de carrera con la idea y cuando salió se metió en una academia y ella está tan feliz preparando sus oposiciones.

¿Sabes que me provocaba esa chica? Envidia. Tenía muy claro lo que quería, sin limitaciones. No era un emprendimiento sino una oposición, como te he dicho emprender no es para todo el mundo pero no por nada, sino porque no todo el mundo quiere ni desea emprender.

Conclusión: No tengas una falsa modestia por querer quedar “bien” ante los demás y querer parecer humilde. Si eres una persona humilde lo eres y punto, no por ser ambicioso dejas de ser humilde. Son dos términos que no sé por qué nos lo pintan como contrapuestos cuando no lo son. Yo me considero a mi misma una persona humilde pero también ambiciosa.

 

Te veo mañana, no sé si a la misma hora pero sí en el mismo lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *