El foco,  Productividad

#29 No dejes que la dopamina juegue contigo

¿Has escuchado hablar alguna vez de la dopamina?

Yo la primera vez que escuché esta palabra recuerdo que fue con un programa de audios de adquirí de Euge Oller.

No me voy a poner super técnica porque lo que menos me gustaba en el instituto eran asignaturas como física y química, pero la dopamina es un neurotransmisor y lo que hace básicamente es darnos placer por hacer algo que nos provoca eso mismo, placer.

Aunque he visto un estudio de hace algunos años el cual dice que la dopamina podría no regular el placer, sino la motivación, es decir, el hecho de que actuemos para sentir ese placer.

En cualquier caso, motivación o placer, este término es importante para ti, emprendedor.

Liberar mucha dopamina… ¿Es buena señal?

Cuando acabamos una tarea, cuando conseguimos algún objetivo o terminamos algo liberamos dopamina y eso te hace sentir bien.

Imagínate, tienes hasta el viernes para acabar tu página web y sabes perfectamente que cuando llegue el viernes y la tengas hecha vas a sentir placer entre otras cosas, pero la satisfacción por haberlo acabado es como que te llena de energía. Eso es la dopamina.

Liberar mucha dopamina… ¿es buena señal? Depende, quizás pienses que liberar mucha dopamina esta bien porque significa que estas consiguiendo muchas cosas y por tanto vas por buen camino. Eso puede NO ser así y lo he aprendido en mi podcast matutino (de Victor Martín, por cierto).

Existe la falsa dopamina, que consiste en liberar dopamina pero ¿A base de qué? y esto tiene mucho que ver con tu productividad y foco.

Imagínate que estas a tope, cada día te levantas con una lista enorme de tareas pero ¡oye! tu la cumples un día y otro día y otro día… Cada vez que tachas una tarea de esa lista sientes como se libera la dopamina y te produce el placer de haberla tachado y, por tanto, finalizado. Piensas “que productivo soy, estoy a tope con mi proyecto, no hay quien me pare”.

¿Me he matado a trabajar para nada?

Pasan 3 meses y ves que apenas has avanzado con tu emprendimiento y aquí la cosa cambia, piensas: “Si he estado a tope… ¿Qué ha ocurrido? ¿Mis acciones no dan resultado? ¿Me he matado a trabajar para nada? ¿No voy a poder sacar adelante mi proyecto?” y sucesivos pensamientos liberales.

Aquí lo que ha ocurrido es que has liberado dopamina y eso te ha producido un placer falso, un placer que sientes por el simple hecho de tachar tareas.

Tenemos que ver si esas tareas están dando resultado o incluso si va en vías de tus objetivos. Tachar una lista larga de tareas no te asegura que tu proyecto vaya a salir adelante, en cambio conseguir tus objetivos sí. Esto es un error que creo que cometemos mucho y que tenemos que erradicar cuanto antes.

Una cosa son las tareas y otra los objetivos, la dopamina se libera tanto en los dos casos pero el problema está es que nos conformamos con la dopamina de las tareas y eso no puede ser.

Tachar en nuestra lista to do, en nuestra agenda, en un planificador… es algo que esta comprobado que provoca placer y, por tanto, que libera dopamina pero no nos dejemos engañar por esa falsa dopamina.

¿Te ha ocurrido esto? ¿Estas a tope y después de un tiempo no ves resultados? A mi me ha pasado, de hecho te lo explico en el post número 5: “Esto a la larga se hace insostenible”. Empiezas a acomodarte porque haces cosas y mas cosas, tachas, sientes placer por ello pero luego no hay resultados, o al menos no los que tu esperas.

La conclusión a todo esto es que no dejes que la dopamina juegue contigo, puede ser un arma de doble filo y hacer que te desmotives, es decir, efecto rebote.

 

Te veo mañana, no sé si a la misma hora pero sí en el mismo lugar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *