El camino emprendedor

#6 Mensajes que emocionan

Vaya Sábado que llevo, y no porque no haya parado sino porque me he tomado el día de absoluto descanso. O mas bien la tarde, ya que los sábados por las mañanas los dedico a limpiar. No haya nada que me aburra mas que limpiar, aunque reconozco que tengo muchas manías.

Pues sí, no todo van a ser podcast, libros o cursos, también hay que sacar tiempo de “ocio” que hoy en mi caso ha sido estar toda la tarde en el sofá con mi amigo netflix ¿Viendo que? Gossip girl, la serie de turno.

Algunas veces veo en instagram a personas que parece que estan absolutamente todo el tiempo haciendo todo por y para su trabajo o proyecto, no se tu… pero yo me considero una persona “normal” que tiene netflix, le gusta ver la que se avecina o tomar café con sus amigas para simplemente hablar de la vida (o cotillear mas bien). En fin, que no voy a venderte que estoy todo el día planeando de todo para mi negocio porque no es así, o mas bien he aprendido a no ser así, ya sabes… por lo que te conté ayer, hay que saber parar y ponerte límites, sacar tiempo para tu ocio y bienestar aunque te ronden mil ideas por tu cabeza.

Bueno, ya me he enrollado demasiado como siempre.

Este post no creo que vaya a ser muy largo, sólo quiero contarte algo que me ha pasado hoy y que me ha alegrado el día.

Me levanto por la mañana y he desayunado churros (me encantan!), mientras tomaba mi indispensable café mañanero revisaba los mensajes de Instagram y veo que un chico me había escrito lo siguiente:

“El lunes tuve una entrevista para trabajar en la universidad de Almería y finalmente me han cogido de social media manager de uno de los departamentos, en parte gracias a tus consejos y post que compartes por aquí! Gracias en cierto modo!! :)”

No es por hacerme la creída, ni por parecer mejor, ni por querer mostrarlo porque sí. Es simplemente para decirte que este tipo de mensajes también te llegaran a ti, y estos mensajes dan mucha fuerza. Si ya te han llegado, me darás la razón.

Cuando lo he leído he pensado “Vale, me da igual lo que pase hoy, este mensaje me ha alegrado el día”. Es recoger todo lo que estas sembrando con paciencia y esfuerzo como te he dicho estos días atrás.

Son recompensas que poco a poco te van llegando y es inevitable que te hagan sonreír.

Por supuesto ese chico no ha conseguido el trabajo gracias a mi, el mérito es todo suyo. Pero si mis consejos han podido ayudarle lo mas mínimo estoy mas que satisfecha.

Quizás puedes estar agobiada/o, puedes pensar que has echo una tontería emprendiendo y que no va a ir bien, pero si justo en ese momento te llega un mensaje así o simplemente diciendo “Gracias por tus aportes” todo cambia… Esos pensamientos se van y vuelves con motivación a la carga.

Y créeme… estoy segura de que lo estas haciendo genial.

Me habéis preguntado mucho si…

No te voy a decir que a diario recibo muuuchos mensajes o lo típico de “Me habéis preguntado mucho si…”, por eso cada mensaje que me llega lo valoro un montón, pero este especialmente me ha hecho muy feliz hoy.

Igual que los comentarios que me escribís algunos en los post, me encanta saber si os he podido ayudar en algo o si no. Me encanta saber la opinión que tienes de mi y del valor que te puedo aportar. Pero no hay nada como que alguien te diga que le gusta lo que haces y que le estas ayudando, al menos para mi no lo hay.

Bueno, y ya para ir terminando, que sepas que yo al principio también me sentía mal cuando alguien decía por stories “Me habéis preguntado mucho si…” como si 10.000 personas le hubieran preguntado algo cual influencer, yo me decía a mi misma “jolín, pues a mi no me preguntan tanto”. Miraba a ver cuantos seguidores tenía esa persona y para mi sorpresa no eran muchos mas que yo, o incluso a veces menos, no lo podía entender.

Luego descubrí hablando con algunas de esas personas que no era verdad, que no les preguntaba nadie, pero que así parecían tener mas autoridad. Quizás si, puede que sirva, no te voy a decir que no. Lo único que quiero es que no te sientas mal si ves que parece que todo el mundo tiene una super comunidad y que no paran de llegarle emails porque en la mayoría de los casos están exagerando.

No tengas prisa, ya llegará ese momento en el que tu email petará, tus redes sociales no darán a basto y tendrás que empezar a delegar tareas, hasta que lleguemos allí y mientras tanto disfrutemos del camino y de todo lo bueno que nos espera.

¡Por cierto! No te he preguntado ¿Qué tal tu sábado? ¿Pasado por agua?

Te veo mañana, no sé si a la misma hora pero sí en el mismo lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *