El camino emprendedor

#30 Empezar la casa por el tejado

Sinceramente hoy no tenía ni idea de qué hablar por aquí, diría que ha sido un día muy normal. Pensaba que no iba a traerte nada especial hasta que me han preguntado algo en stories cuya respuesta me ha venido muy bien para este post de hoy.

Desde luego todos los días se aprende sí o sí.

La pregunta que me han hecho te la diré un poco más adelante, antes quiero indagar en el tema y es que los emprendedos ¿Somos inquietos verdad? No cuesta tener paciencia, de hecho yo nos consideraría impacientes por naturaleza, otra cosa es que sepas manejar esa impaciencia.

Cuando empezamos tenemos tantas expectativas y tantas ambiciones que queremos hacerlo todo ya, y al final muchas veces acabamos construyendo la casa por el tejado.

Eso sucede en muchas situaciones, no te hablo de nada en concreto, te pongo un ejemplo mío:

¿Sabes por qué tardé tanto en estar a gusto con mi web?

No soy diseñadora web, tampoco podía contratar a ninguna en ese momento y claro, me la tenía que hacer yo. Tenía tantas ganas de sacarla que ni siquiera hice esquemas de cómo la quería, fue todo sobre la marcha y al final he tardado mucho más. Si primero hubiera esquematizado mis ideas, si les hubiera dado varias vueltas antes de llevarlas a cabo, si hubiera visto más tutoriales sobre cómo hacer una web “bonita” hubiera tardado muuuucho menos.

Entonces me di cuenta de que no podía hacerlo todo así

Como te he dicho en varias ocasiones, no me arrepiendo de casi de nada en esta vida, por lo tanto en lo anterior tampoco pero ¡Eso sí! Aprender he aprendido y mucho.

Creo que es super importante que cada nuevo aprendizaje lo traslademos a las demás situaciones de nuestra vida.

Entonces me di cuenta de que no podía hacerlo todo así, empezar la casa por el tejado es trabajar con estrés, trabajar con mucho más riesgo ya que desde luego es mucho mas probable que esa casa se venga abajo y tengas que empezar de nuevo.

Pero sobre todo supe que antes de contruir tejados, paredes y suelo había que hacer unos buenos cimientos. ¿En que se traduce esto? En que construyas una buena base con tu negocio como emprendedor antes de llevar a cabo ciertas acciones que requieren de una cierta experiencia por tu parte o una formación previa.

En mi caso, el de mi web, debería de haber hecho brainstorming para saber cómo la quería exactamente, debería de haber visitado mas web para inspirarme (que no copiarme), debería de haber hecho esquemas, debería de haberme informado de plantillas que ayuden a la conversión, etc. Y todo eso lo hice, pero después de que el tejado se cayera.

Un estrés innecesario

Para mi fué un estrés porque la web ya era pública y… ¡era horrible! Tenía que mejorarla cuanto antes, el tener que hacer las cosas deprisa me provocó un estrés innecesario.

Pues así con todo.

La pregunta que me habían hecho en stories es si consideraba practicamente obligatoria la publicidad con Facebook Ads, ¿cuál ha sido mi respuesta? Por supuesto la publicidad digital es super importante y si no haces uso de ella estas perdiendo grandes oportunidades, pero la cuestión es…

¿Cuándo hacer publicidad?

La respuesta es simple, cuando tu negocio tenga unos cimientos sólidos. No te hablo de que tu negocio tenga que ser sostenible ni rentable, te hablo de que tengas muy bien trabajada la base y esos cimientos: Tu propuesta de valor, tener completamente claro a quien te diriges, tu web, tus redes sociales, etc.

Al final si inviertes en publicidad para atraer tráfico a tu web pero ese tráfico no convierte porque lo has hecho deprisa y corriendo sin prestar atención a los aspectos importantes, será dinero perdido o mal invertido, porque el retorno no será el que debería, ni mucho menos.

Yo también invertí en publicidad hace unos meses para mi lead magnet, no voy a ser tan hipócrita de no decirlo, pero cuando ya llevaba unas semanas haciéndolo me di cuenta de que no es lo que mi negocio necesitaba en ese momento, de hecho no tengo pensado hacer nada de publicidad hasta pasados unos meses.

Y es que la base es importante para todo, no tener tus cimientos bien trabajados da la sensación de que no das pie con bola, que estas con mil cosas y con ninguna y que, al final, no estas concentrado ni enfocado.

Sé que es difícil ser paciente, te lo dice una impaciente de categoría, pero hay que serlo chicos. Es imprescindible domar nuestra impaciencia en este largo pero satisfactorio camino que vamos a recorrer porque, aunque nos vamos a caer mas de una vez queramos o no queramos, lo importante es que caigamos lo menos posible y esa caída sea lo mas leve posible, que nos podamos levantar rápido y seguir.

Te dejo una frase que escucho mucho a Juan Merodio y es “equivócate rápido y barato”. Equivocarte te vas a equivocar si o si, lo importante es que lo hagas lo antes posible y sin arruinarte.

 

Te veo mañana, no sé si a la misma hora pero sí en el mismo lugar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *