Miedo al fracaso

#2 El miedo al fracaso

Hola!!! ¿Cómo estas hoy? Espero que genial.

Antes de nada decirte que he decidido enumerar los post, así tipo podcast. Nos queda un laaargo recorrido hasta el número 365, pero mientras disfrutemos del camino.

¿Cómo ha ido tu día? La verdad que el mío ha sido muy poco productivo, me he levantado a las 8 cuando a las 6 debería estar ya fuera de la cama. Ha sido uno de esos días en los que tu cuerpo te dice “hoy no, ni lo intentes porque no”.

He intentado remediarlo pero luego he decidido hacer caso del sabio consejo de mi compi mimialmita: “Escucha a tu cuerpo”.

Así que sí, he escuchado a mi cuerpo y he preferido relajarme hoy para reponer fuerzas e intentar estar mañana a tope, cuando no es el día no lo es.

Bueno, como siempre ya me he enrollado mas de la cuenta. Hoy nada mas despertarme lo primero que se me ha venido a la cabeza es el miedo al fracaso, así que esa es la temática que voy a tratar en este post.

Pero… ¡Qué temática! Podriamos estar hablando horas y horas sobre el temido “miedo al fracaso” que tenemos los jóvenes emprendedores (y los no tan jóvenes tambien). ¿A ti no te pasa? Yo tengo que ser sincera contigo y decirte que SI, tengo mucho mucho miedo a fracasar, a que las cosas no salgan como yo quiero.

El caso es que leo mucho lo inculcado que está ese miedo en España cuando lo referimos a emprender. Parece que si montas un negocio y tienes que cerrarlo porque no te ha ido bien, has fracasado en la vida. Pero Dios mio… No me puedo ni imaginar que se siente si te dicen así, sin anestesia ni nada, que “has fracasado en la vida”.

Creo que es una de las principales razones por las que muchos jóvenes se frenan al querer emprender, y es que es normal o por lo menos a mi me pasó. Si no emprendí antes era porque tenía muuuucho miedo a que me saliese mal, a que literalmente me señalaran, intentaran reirse de mi por haber “perdido el tiempo” o simplemente el hecho de que me lo recordaran.

Déjame que te cuente algo un tanto bochornoso…

Cuando decidí emprender dejé mi trabajo porque era eso o nada, el horario que tenía me impedía empezar con mi negocio en ratos libres, basicamente porque no tenía de eso.

Obviamente la razón por la que dejé mi trabajo es para montar mi negocio, pero ¿Sabes que razón les di a mis padres e incluso a mi pareja? Que era para poder acabar bien mis estudios. Por si no lo sabes tengo casi acabado un doble grado en ADE y Economía por la universidad de Málaga y sí, una de las razones era esa ya que cuando empecé a trabajar aquello se ralentizó, pero obviamente la razón principal era la de empezar mi proyecto. No fui capaz de decirle la verdad ni a mis padres ni a mi pareja con la que ya vivía en ese momento, ¿No es bochornoso?

Tenía tanto miedo a fracasar que ni siquiera me abrí a mis familiares mas cercanos. Al cabo de un mes ya les conté por encima que era lo que quería hacer pero sin mucho detalle, no es que recibiera el mayor apoyo del mundo pero bueno… me sirvió para soltar un poco todo lo que tenía dentro.

Pero aquí viene otra situación bochornosa: Cuando me cree mi perfil de instagram bloquee a mi pareja, a mis hermanos y mis amigas mas cercanas para que no se enteraran de nada y ni siquiera me preguntasen.

Te juro que conforme voy escribiendo me voy sintiendo mas idiota.

No quería que nadie se enterara de mi proyecto hasta que empezara a encaminarme, me daba pánico que la gente viera algo y se riera de mi. Porque sí, ese era mi mayor miedo, que alguien se riera de mi. Fíjate que tontería porque a día de hoy todo eso ha cambiado y pienso “¿Sabes qué? Si se quieren reir que se rían, yo estoy persiguiendo mis sueños y ellos no. FIN”.

Pero he de decirte que el miedo al fracaso no lo he perdido, lo he disminuido pero aún sigue ahí.

¿Por qué tanto miedo? No puedo entenderlo… una de las cosas que me animó a emprender fué escuchar a alguien decir que lanzarse daba miedo, pero que le daba mas miedo el hecho de plantarse con 90 años y pensar “¿Por qué no lo hice? ¿Por qué no lo intenté?”. Seguro que tu piensas igual, pero aún así no pierdes por completo ese miedo a lanzarte.

Y de pronto encontré la causa…

A mi madre no podía bloquearla de ningún sitio ya que mi madre es anti redes sociales y anti-tecnología.

Recuerdo que un día le estaba contando todo lo que te he dicho anteriormente, que había bloqueado a mis hermanos a mi apreja y demás para que no vieran nada y demás…

Ella me dijo: “Ana no entiendo ese miedo que tienes, si sale bien genial y sino también, da igual lo que diga la gente tu lo has intentado cosa que ellos no han hecho”

Y claro yo pensé que decirlo es fácil, pero hacerlo no lo es tanto. No podía quitarme de la noche a la mañana ese miedo que tenía.

Ella me volvió a decir: “Cuando uno tiene miedo es por algo, ¿Cómo sabes que van a hablar de ti? ¿Porque piensas que se van a reir de ti? ¿Tan segura estas?

Y entonces en ese momento encontré la causa de porqué tenía tantísimo miedo, no se lo dije en ese momento a mi madre pero me lo guardé para mis adentros.

Me prometí que en este blog iba a ser 100% sincera contigo, que iba a ser mas yo que nunca y eso implica decirte cosas de mi que quizás no te gusten tanto.

Tenía miedo al fracaso porque yo anteriormente había juzgado a otros. Ésa era la causa real de mi miedo. Hasta que yo no empecé a estar muy harta de mi trabajo (sobre verano de 2017) yo no me planteaba para nada emprender, seguía ingenua e ignorante ese camino que me habían marcado y con el que, como digo siempre, me habían prometido la felicidad.

Hasta que la palabra “emprender” no llegó a mi mente he de reconocer que he sido una persona que ha juzgado mucho. Yo en mi vida he aprendido “a palos”, a base de ponerme en el lugar de otros. He hablado sin saber e incluso más de la cuenta. Cuando alguién de mi pueblo decidía montar un negocio distinto o se había propuesto algo innovador y ambicioso yo en vez de pensar lo bien que hacía en perseguir sus metas pensaba que estaba perdiendo el tiempo.

No lo justifico pero mi vida en ese momento estaba tan vacía de sueños que creo que me daba rabia el hecho de que otros no sólo los tuvieran sino que los persiguieran.

Lo primero para paliar un error es reconocerlo

Me sentí fatal cuando pensaba en esas situaciones, ¿Por qué me había comportado así? Ahora solo me quedaba reconocerlo, ya que éste es el primer paso para corregir un error.

Me arrepiendo muchísimo y no echo la culpa de que en España se tenga esa mentalidad, la culpa es mía y sólo mia. En mis manos estaba cambiar eso y así lo he hecho.

Es cierto que desde entonces mi miedo al fracaso se ha reducido drásticamente, encontrar mi causa personal me ha ayudado y aunque aún me queda un pequeño resquicio de ese temor, no tiene nada que ver.

 

Lo que quiero decirte con este post es que no sé si habrás sido como yo o no, eso ya no importa. Lo que te digo es que no tengas miedo a lanzarte por el que dirán o que ocurrirá, si fracasarás o no. Lánzate y olvídate de eso, tienes que darlo todo y dejar los pensamientos negativos atrás.

Te van a decir que “estas flipad@”, que “tienes pajaritos en la cabeza” o ironías tales como “¿Que piensas que vas a hacerte millonario con eso?”, seguramente te lo van a decir a así que cuenta con ello, pasa de ese miedo y a lo tuyo.

Piensa en lo que te he dicho anteriormente, ¿Qué te da mas miedo? ¿Lanzarte o echar la vista atrás con 90 años y pensar que no luchaste por tu sueño? Estoy segura de que lo segundo te va a dar mas miedo, así que LÁNZATE!

 

Te veo mañana, no sé si a la misma hora pero sí en el mismo lugar.

10 Comentarios

    • Emprender Joven by: Ana Canela

      Muchísimas gracias!!! Te agradezco mucho que me leas!! Esto me esta sirviendo mucho para encontrar a personas en mi misma situación y sentirme yo también identificada 😊 mil gracias!!

  • Luciana

    Hola Ana.

    Gracias por hacer caso a tu corazón y abrir este blog, uno a veces no está consciente de la cantidad de personas que uno puede ayudar quitándose el miedo y emprender, ya que muchos de nuestros emprendimientos ayudan a personas, y éste es tu caso porque a mí estos dos post que has escrito ya me han ayudado.

    Yo estoy iniciando con un emprendimiento, y debo confesarte que en los primeros párrafos donde cuentas que bloqueaste a tus amigos y familiares para que nadie se diera cuenta, es como sí me leyera a mí misma. Tengo que reconocer qué ya de base soy muy reservada con mis planes y sueños, pero en cuanto a emprendimiento se trata, no me gusta contar nada, me da miedo que los proyectos no sean exitosos y después las personas me tilden de fracasada, es realmente horrible pensar en eso, por eso he pensado en hablar cuando ya todo haya salido bien; he pensado muchas veces en hacerme de una marca personal, pero ese mismo miedo no me deja hacerme pública, me da miedo el qué dirán, me da miedo que digan de dónde salió ella, qué experiencia tiene o que la gente ría de mí. No sé si algún día pueda superar ese miedo, mientras tanto estoy preparando el lanzamiento de mi proyecto en el anonimato, espero algún día salir a la luz con toda la libertad del mundo y gritar: ¡esto es lo que soy! ¡Este es mi emprendimiento y no me importa lo que piensen!

    Te agradezco mucho que estés escribiendo sobre estos temas que nadie toca, gracias por revelarnos que aún no vives de tu emprendimiento así ya me siento preparada para cuando lance el mío y tomaré como normal que al principio no pueda producir los ingresos planeados.

    Te aseguro que acá estaré detrás de mi cel leyendote todos los días, hoy me he convertido en tu fiel lectora.

    P.D. Te estoy leyendo desde el otro lado del mundo, desde un país que no te imaginarías nunca y estoy segura que no conoces.

    • Emprender Joven by: Ana Canela

      Hola Luciana!! Me encantaría saber desde donde me escribes, alucino con que este blog haya llegado tan lejos pero sobre todo me alegro de que lo poquito que he escrito te haya podido ayudar o por lo menos servir de apoyo.

      He de decirte que poco a poco los miedos se irán, en mi caso aún no se han ido del todo y lucho con ello pero poco a poco te darás cuenta de que van disminuyendo. Eso sí, la clave para que empiecen a disminuir es que te lances, ese es el principio de todo.

      Estoy muy segura de que ese lanzamiento es lo que quieres hacer con tu vida así que no te platees echarte atrás ni quedarte con el “¿Qué habría pasado?”, piensa esto: ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Que empieces tu marca personal y hablen de ti? ¿Que te digan que estas perdiendo el tiempo? Como te digo en el post, cuenta con ello, siempre va a haber alguien que se meta en tu vida o que opine sin que se lo pidan, eso es así. Por eso deja todo eso a un lado y lánzate con tu emprendimiento, porque lo peor que puede pasar es que te plantes con 90 años y digas “¿Por qué no lo hice?”.

      Espero que durante el trascurso de este blog te decidas a lanzar tu proyecto, yo estaré apoyándote desde éste lado del mundo 🙂

      Un beso!!

  • Gaby Figueroa

    Que fuerte, ese trabajo introspectivo debió costar lo suyo.
    Yo a la fecha tengo interiorizado el mío: El miedo a la burla.

    Para mí algo muy importante en mi existencia ha sido el reconocimiento intelectual, llámenme snob, pero era un pilar para mí. Caso curioso que esto mismo es lo que yo admiraba infinitamente en las personas y cuando decidí emprender lo hice en un sector.

    Un sector que me daba reconocimiento y que con mi tesis y titulación había sido “alabado” así que me dije que era el camino. Pero no, no vendía nada, no conseguía interesados, nadie me tomaba en serio porque era un sector de “adultos”

    Me sentí frustrada, ahora miro atrás y digo “Pues claro que nadie te creía porque ni tú te sentías cómoda en ello, no te apasionaba para nada” y curiosamente empecé en otro sector (La escritura emocional y el autoconocimiento) y me dio un poco de pena. Fue ahí donde me abrí otro instagram, donde intenté pasar desapercibida por quienes me conocían, porque ¿Cómo después de estudiar comunicación te ibas a meter a algo tan fluffy como la escritura terapéutica? Y ni qué decir cómo tuve que superar esa barrera emocional del juicio que yo misma hacía a los asuntos de pareja, que es a lo que me dedico hoy.

    Yo criticaba un montón a los “expertos en amor” y ahora hablo de infidelidad xDD Dios, como cambia uno en tan poco tiempo. Gracias Ana!! estos post son catárticos.

    • Emprender Joven by: Ana Canela

      Hola Gaby! Estoy muy de acuerdo contigo!

      Como digo en el post yo también he criticado anteiormente a lo que soy ahora, pero la cuestión es que al final hemos hecho lo que hemos querido superando nuestros miedos y barreras, o al menos estamos en ello jeje

      Lo importante es que no hemos caído en el error de no rectificar, habrá muchas personas que por no dar la vuelta a su vida se quedan donde están aunque no tengan motivación alguna.

      Muchísimas gracias por leerme y espero verte mucho por aquí!! un beso!

  • Luciana

    Hola Ana.

    Te leo y te escribo desde Centroamérica, desde un país que tiene unos paisajes impresionantes y gente que te hará sentir como en casa: Nicaragua.

    Lamentablemente todo ese hermoso paisaje de Nicaragua, está siendo nublado por una situación muy dificil, donde sus habitantes valientemente se enfrentan ante un gobierno opresor. Esperemos que pronto la situación mejore.

    Hasta acá llega tu blog Ana.

    Saludos y un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *