El camino emprendedor

#26 Días de bajón

Hoy no he pensado nada en especial para escribir por aquí, he tenido un día (sobre todo una mañana) de bajón y al final este blog se trata de plasmar mis experiencias y aprendizajes diarios.

Voy a intentar que no todos los días sean así porque aunque forman parte del emprendimiento me gusta transmitir cosas buenas, intentaré sacar una conclusión positiva a este día.

Me he levantado a mi hora (6:00 a.m.), así que por ese lado genial. Me ha cundido mucho hasta las 9 de la mañana que he decidido desayunar. Después de ahí la idea era volverme a poner a las 10:30 de la mañana pero no he podido.

Ha surgido una situación un poco complicada para mi, nada grave. Pero ha sido una situación que me ha provocado un poco de ansiedad. No soy una persona que sufra ataques de ansiedad ni mucho menos, de hecho la primera y única vez que recuerdo haber sufrido algo de ansiedad fue hace 4 años cuando estaba en mi piso compartido como universitaria y me levanté de madrugada con lo que se suponía que era ansiedad. Sentía que no podía respirar bien y necesitaba que me diese el aire. Fueron solo unos minutos y se me pasó, recuerdo que estaba pasando unos días algo estresantes y quizás esa fue la causa.

Puede que la pequeña ansiedad de hoy se ha debido a unos días de estrés que llevo arrastrando por ciertos temas.

No me sentía concentrada para ponerme frente a mi ordenador así que directamente he decidido no hacer absolutamente nada de mi negocio durante la mañana. Cuando estas así creo que lo que necesitas es despejar la mente totalmente, a no ser que tengas compromisos.

Tras esta decisión he decidido llamar a mi padre para desahogarme y me ha servido muchísimo. He soltado todo lo que tenía dentro.

Luego he decidido salir a la calle y hacer otras tareas que también tenía pendientes. Llevo todo el día separada del ordenador hasta ahora, mi momento “Zen” con este blog y con todos vosotros que me ayuda tantísimo a expresarme y ver el lado bueno de cada paso que damos, por pequeño que sea.

Seguro que tu también te vas a encontrar con días así, en los que sientas un poco de ansiedad y que parece que de un momento a otro todo se va a ir al traste. Bueno, mas bien sientes que tú te vas a ir al traste. Días en los que no quieres saber nada y no te apetece mucho hablar.

Pienso que es algo humano, es normal vivir alguna que otra situación así. Se me hace complicado porque como te he dicho no soy una persona que sufra ansiedad, ni mucha ni poca, y gestionarla se me hace muy difícil.

A pesar de este día un poco gris, sigo teniendo en mente mis objetivos y mis metas y creo que eso es lo realmente importante. Lo que me ha ocurrido hoy no tiene nada que ver con que esté cansada de mi proyecto o que la impaciencia este pudiendo conmigo, es un tema a parte y que no tiene que ver con eso, pero desde luego sí que me ha afectado a la hora de ponerme a trabajar.

Vas a tener días de bajón, no muchos (o eso debes procurar) pero si que habrá alguno que otro y la única conclusión que puedo sacar hoy de todo esto es que al final de ese día mírate a ti mismo y piensa si tus metas y tus objetivos siguen siendo los mismos, si aún así vas a querer seguir luchando por ellos.

Yo lo tengo muy claro: SI, por supuesto que voy a seguir. Sin ninguna duda.

Podría haber escrito sobre algún podcast que he escuchado últimamente u otros temas más positivos, pero me sentía en la necesidad de expresar tal cual me siento hoy porque creo que forma parte de todo esto y de la esencia de este blog.

 

Siento mucho no traeros hoy nada de provecho…

 

Te veo mañana, no sé si a la misma hora pero sí en el mismo lugar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *